La creatividad esta en cada uno de nosotros. Sólo hay que desarrollarla.

Si lo que pretendemos es formar al alumnado con capacidad para pensar, crear y resolver problemas necesitamos proporcionarle las condiciones necesarias para que pueda desarrollarse de forma adecuada. La creatividad ha sido la gran olvidada en los programas académicos, no sólo no se ha fomentado, sino que, en numerosas ocasiones, se ha frenado su desarrollo. Nuestra sociedad demanda, cada vez más, personas creativas, no sólo en el ámbito artístico, sino también en el técnico y el científico. Nuestra postura sobre la creatividad no sólo se centra en el arte, la ciencia o la técnica, sino que pretendemos abarcar todas las manifestaciones humanas, desde nuestra forma de amar y relacionarnos con los otros, hasta la manera de conocer y descubrir el mundo. Esto es, sin duda, uno de los requisitos indispensables para que cualquier país progrese en todos sus ámbitos. Nuestro compromiso como docentes es contribuir tanto al desarrollo personal como al desarrollo social. Contemplar la creatividad como contenido de nuestra práctica docente es una magnífica ocasión para colaborar con el progreso social y con la construcción de una sociedad mucho más creativa.

Aquí os dejo un artículo muy bueno de la revista Creatividad y Sociedad nº 21 escrito por Isabel Rodrigo, Luis Rodrigo y Mª Isabel Martín: Enseñanza y aprendizaje de la creatividad en la educación formal. Creatividad y educación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.